Bodegas Carrasvilla inicia su andadura en el mundo del vino en el año 2010.

Situada en el corazón de la Ribera del Duero, en el término municipal de Peñafiel, esta bodega nace con la idea de llevar a cabo producciones de pequeño volumen (50.000 botellas cuando se alcance la plena producción), pero de máxima calidad.

La búsqueda de la calidad queda reflejada a lo largo de todo el proceso de producción. Se compra la uva, de viñedos viejos, a los viticultores de la zona - aquellos con mejor exposición solar, mayor altitud y terrenos adecuados-; se realiza un seguimiento de los mismos durante todo el ciclo vegetativo, y de manera mucho más exhaustiva a lo largo del proceso de maduración de la uva, para determinar así el momento óptimo de la vendimia, que se realiza de forma manual, cuidadosamente en cajas de 15 Kg.

La uva que llega a la bodega se elabora de manera tradicional, pero con los medios técnicos más modernos -depósitos de fermentación en inoxidable con control de temperaturas, prensa neumática, salas de crianza y dormitorio de botellas climatizadas, embotellado y etiquetado en la propia bodega-.

Del resultado de una cuidadosa elaboración nace nuestro primer vino: TERRALUX 2010. Las 8.000 botellas de “alta gama”, irrumpen en el mercado nacional e internacional, en septiembre del 2012.

Interior bodega 01Bodegas Carrasvillainterior bodega
GonzalvillaTerralux